Los aceites vegetales se utilizan como componentes de cosméticos y para masajes, la extracción debe ser en frío para que conserve todas las propiedades, y los mejores son los de Germen de maíz, Aguacate, Jojoba, Macadamia, Germen de trigo, Avellana, Kanité y Sésamo.

El aceite de germen de maíz es rico en vitaminas A, D, y E, y ácidos grasos esenciales, lo que significa que no pueden ser sintetizados por el organismo, y deben entrar a él por la alimentación. Se los conoce como ácidos grasos omega 6. Limpia y depura la piel, nutre e hidrata. Se pueden usar las pastillas de jabón para el cuidado corporal diario.

El aceite de aguacate posee las mismas vitaminas que el anterior y más también, por lo que resulta reparador, nutritivo y especialmente indicado para pieles débiles, y para el tratamiento de arrugas, estrías y contorno de ojos.

El aceite de jojoba se obtiene de una planta del desierto de California. Está especialmente indicado para pieles secas o irritadas ya que suaviza, descongestiona y revitaliza a piel.

El aceite de avellana está indicado para pieles grasas y/o con acné; cierra los poros y tiene gran poder de penetración.

La manteca de karité, es un gran protector de los rayos UVB y UVA, especial para pieles con tendencia a alergias, y que enrojecen con facilidad. Es eficaz para dolencias articulares, y especial para climas fríos.

Ninguna de estos aceites son comedogénicos, es decir, no producen granos en la piel.