siken_PIntentar mantener nuestros hábitos de vida mientras emprendemos una dieta puede ser una tarea muy ardua. Si de por sí es difícil a veces mantener nuestra disciplina personal y evitar caer en ciertas tentaciones culinarias, peor resulta la situación si habitualmente salimos a cenar con amigos o si estamos acostumbrados a tener comidas con clientes. La carta de los bares y restaurantes no siempre se ajustan a lo que necesitamos en las dietas para adelgazar, y tampoco queremos que nadie nos mire raro si solo nos pedimos una ensalada para comer, mientras nuestros compañeros de mesa se hartan de comida.

Por suerte, hay distintas soluciones que podemos aplicar con buenos resultados. Si estamos siguiendo una dieta para eliminar grasa basada en la ingesta de proteínas, podemos adaptarnos con ciertas pautas. Por ejemplo, en lugar de bebidas alcohólicas puedes optar por un agua con gas y limón o un zumo de tomate, para el aperitivo. De entrante pide unas hortalizas o unos crustáceos (eso sí,  que no lleven salsas como la mayonesa, ni grasas como la mantequilla), y de plato principal algo de carne o pescado, con su correspondiente guarnición de verduras. De postre la mejor opción es la fruta, aunque también puedes optar por algo de queso fresco. Siempre que te sea posible, pide los platos sin salsas, o bien que las sirvan en un plato aparte. Pero en principio debes evitar todas las tentaciones que puedas si quieres conseguir tus objetivos. En las primeras fases de la dieta los deslices se pagan muy caros, impidiéndote bajar de peso aunque el resto de los días cumplas a rajatabla con tu programa de comidas, e incluso puedes acabar aumentando de peso.

Una dieta rica en proteínas y baja en grasas actúa reduciendo el tejido adiposo del cuerpo, al mismo tiempo que se mantiene la masa muscular, impidiendo de ese modo que se produzca flacidez. Al privar de glúcidos al cuerpo, es decir, su principal carburante para generar energía, se activa el mecanismo dentro del organismo para echar mano de las reservas de grasa. Por otra parte, al tener suficiente cantidad de proteínas, el organismo no obtiene energía de los músculos y se consigue adelgazar sin reducir la masa muscular. Seguir una dieta sana y seguir comiendo de forma saludable es posible, con un mínimo de autocontrol, anímate tú también y súmate al club.