Sabemos que la belleza se encuentra en nuestro interior, que lo importante es la salud y la tranquilidad; pero a pesar de todo lo que sabemos, buscamos disimular el paso del tiempo que deja huellas en nuestro rostro.

Para ello, buscamos la crema salvadora y somos capaces de gastar gran cantidad de dinero en productos o tratamientos que nos prometen un cambio positivo y si es posible, inmediato.

Pero como la situación económica no siempre nos permite gastar en todos nuestros caprichos, debemos buscar maneras de suplir estos productos de una amnera más natural por consiguiente, más económica, siempre y cuando no quieras utilizar tratamientos que contenga oro jeje

Leemos continuamente distintos consejos como dormir mucho, hacer actividades relajantes como el yoga, el tai chi chuan, pilates y otros (como si tuviéramos tiempo), comprendo que sería lo ideal, y quienes puedan practicarlas, genial; pero hoy por hoy, cada vez es menor el tiempo que una mujer dispone para dedicarse a sí misma. De hecho, las siestas son ideales para lograr obtener un rostro relajado y rejuvenecido. Pero lo que no hay que olvidar, que considero una de las cosas más importantes, es la de comer tranquilas, no sólo es lo que comamos sino el cómo lo comamos. En ese momento sí que debemos dedicarnos tiempo, de modo que podamos digerir los alimentos de la mejor manera, sosegada y tranquila, verás que bien te sientes luego.

Volvamos también a la buena alimentación, dejar de comer frituras, de comprar alimentos con muchos conservantes, no colocar taaaaanto aceite en las ensaladas, con un poco es suficiente y mezclar antes con vinagre y sal, para que quede más homogéneo. Legumbres, verduras, frutas, agua, pescado, carne (pero no demasiado), en fin… todo lo que natura nos da, de la manera más natural posible : )