La firma inglesa Lush, posee en Málaga desde hace cinco años, un establecimiento de cosméticos que elaboran sin utilizar productos procedentes de animales, siendo el único en Andalucía con esas características.

Pasando por su puerta se advierte la fragancia de los distintos aromas de los aceites esenciales que utilizan para la fabricación de champús jabones, cremas, aceites de baño y otros productos que venden en el establecimiento.

Según una de sus dependientas, “aunque no podemos decir que todos nuestros productos son naturales, porque algunos llevan conservantes, sí hay algunos que son cien por cien natural como es el caso de las mascarillas”.

Los productos más vendidos son los jabones, incluso para niños, con mezclas exóticas combinadas con naranja, con perfume a miel, de avena; y otros con forma de bizcochos y rosquillas que dan ganas de comerlos.

Según la dependienta, “probablemente somos la única compañía que utiliza perfume real de absoluto de jazmín para fabricar objetos asequibles que se lanzan a la bañera”.

Especiales para regalo, estos productos pueden comprarse en forma individual o en cajas preparadas cuyos precios oscilan entre los 10 y los 150 euros, y si no seleccionar los que más gustan y envolverlos en telas especiales que ofrece el comercio.