Es inútil, para tener un cuerpo diez hay que hacer sacrificios, si quieres conseguir una silueta perfecta para lucir en la playa no hay recetas mágicas, la buena alimentación y el ejercicio, además de algunos cosméticos, son la clave para eliminar esos lípidos que se acumulan en los lugares más visibles.

Es fácil, hay que comer menos de lo que se gasta, como con el sueldo, adiós a esos riquísimos bocadillos, a los helados, a la cerveza, a los chocolates, que hicieron nuestras delicias en invierno y que provocaron la aparición de esos desagradables michelines.

Ánimo, tampoco es tan terrible, no tienes que matarte de hambre, al contrario, debes hacer cinco comidas al día para hacer trabajar tu metabolismo, de esa manera las digestiones son más rápidas.

En vez de la cañita de la tarde debes optar por zumos de fruta natural, porque las gaseosas producen hinchazón y obstaculizan la digestión; y recuerda que debes cenar dos horas antes de ir a dormir.

Por la tarde, cambia el televisor por una caminata, un paseo en bicicleta o una sesión de gimnasia; así conseguirás fortalecer los músculos, y hacer que tu cuerpo utilice esas reservas que has acumulado.

Y por último, existen cremas reductoras que diluyen las grasas, y que serán más fáciles de eliminar con el ejercicio. No te dejes vencer por la pereza, así podrás lucir un cuerpo diez este verano.