Es increíble las cosas que podemos llegar a encontrar en lo que a cosmética se refiere. Y peor aún, lo que somos capaces de colocarnos en el rostro por alcanzar la tan deseada belleza.

Tenemos el caso del veneno de serpiente, pero no cualaquier serpiente sino  Tropidolaemus Wagleri, también conocida como víbora del templo de Malasia.  Dicho veneno es tratado con la tecnología adecuada para lograr una tez lisa e hidratada, sin vestigios de arrugas. En resmidas cuentas, es lo que siempre esperamos que se alcance con todas las cosas que vamos probando.

Otra sustancia conocida por todos es la de baba de caracol, mediante el estracto se cura el acné y eliminan las arrugas.

Otro componente que se está poniendo de moda y que, como en los casos anteriores, es sumamente natural, es el semen. Aparentemente gracias a sus nutrientes, y en compañía con miel, y me imagino que otros elementos, se puede conformar una crema ideal para lograr una piel suave y tersa.

También he leído que para que el tratamiento sea óptimo, hay que llevarlo a cabo las noches de luna creciente con el rostro limpio. Luego dicen que las brujas no existen : )