No han notado cuando se tumban bajo el sol en la playa o en la verde hierba ¿cómo sentimos cierto rejuvenecimiento? Hagan la prueba, la próxima vez que tomen sol, coloquen las palmas de las manos hacia arriba, tal cual estén acostadas en la arena y sientan como la fuerza del sol penetra energéticamente en sus cuerpos. Quizás se sientan cansadas luego, pero a la vez recargadas con fuerza suficiente para hacerle frente a toda la semana laboral : )

Además, no olvidemos los beneficios del sol a nivel físico, por supuesto siempre con las cremas solares adecuadas para evitar ya sea las quemaduras solares habituales como  enfermedades que surgen con el paso del tiempo como el cáncer de piel.

Por ejemplo los rayos UV ayudan a producir vitamina D; según he leído en un post de puleva salud, también beneficia el aumento de los glóbulos blancos y disminuye el colesterol porque la luz UV permite metabolizar el colesterol entre otras cosas.

Por lo tanto al descansar bajo el sol, nuestro organismo se encuentra en pleno trabajo químico, todo sea por nuestra salud.

Además de todo lo citado, también favorece nuestro estado de ánimo, los rayos UV estimulan la producción de serotonina siendo un neurotransmisor que inhibe ciertos síntomas de la depresión como la ira, el sueño y otros.

Y no olvidemos la estética que no es tan importante como nuestra salud pero sí nos aporta un bienestar porque no neguemos que nos satisface estar bonitas, lo que conlleva el estar bien con nuestro cuerpo.

Por lo tanto, no lo olvides descansar no es sinónimo de no hacer nada, sino que puede significar dedicarle tiempo a nuestra salud física y psíquica.