El ejercicio físico puede darte una mayor calidad y cantidad de vida, y no hace falta que te apuntes a un gimnasio para conseguirlo, sino que realices sencillas actividades a diario.

Todo lo que incluya un gasto de energía es válido, como caminar para ir al trabajo; si te queda lejos y utilizas autobús, bajarte algunas paradas antes o subir por la escalera en lugar de usar el ascensor.

En las ocupaciones que realizas diariamente trata de incluir un paseo, o cualquier actividad que conlleve el movimiento de todo tu cuerpo durante treinta minutos diarios.

Hechos con regularidad son suficientes para prevenir enfermedades cardiovasculares, mejorar la irrigación sanguínea, reducir el estrés liberando tensiones, además de fortalecer los músculos, lo que aumentará la belleza de tus piernas.

Es beneficioso también para las embarazadas, a menos que el médico indique lo contrario, y para las personas de edad avanzada, retrasando la aparición de enfermedades propias de la vejez.

Y por último para conseguir una piel espléndida, no sólo debes alimentarte correctamente o usar cremas y lociones adecuadas, sino que además la realización de ejercicios proporciona los antioxidantes que evitan la formación de radicales libres, y renuevan el colágeno y la elastina que le dan firmeza.