alimentacionLas frutas, verduras y hortalizas contienen una gran cantidad de vitaminas, minerales, fibra y antioxidantes, cuya función es regular todos los procesos que tienen lugar en el cuerpo y que, por lo tanto, resultan indispensables para el buen funcionamiento del organismo.

 
Su carencia en la niñez puede ocasionar serios problemas de salud y la aparición de enfermedades en la vida adulta, como aterosclerosis, diverticulitis, colon irritable, osteoporosis, anemias e incluso cáncer.

 
Los niños de entre cuatro y diez años suelen escoger otros alimentos, antes que las frutas y verduras. Aunque las preferencias por las comidas deben ser respetadas, es necesario inculcarles la importancia de consumir otros alimentos.

 
Ante la pregunta de por qué a los niños no les gustan las verduras, la primera hipótesis sostiene que los pequeños, instintivamente, comen para calmar su apetito. Los cereales, los azúcares o las féculas sacian mucho más que las verduras o las frutas. De ahí su inclinación a elegir los primeros.

 
Además, según algunos estudios, los sabores ácidos o amargos deben ser aprendidos mientras que los gustos dulces son inherentes al hombre, por eso se aceptan como algo totalmente natural desde un principio.

 
Otra realidad es que cuanto menos acostumbrados estén a estos alimentos, menos les gustarán. Si se pierde el hábito de incluirlos en el menú el niño los obviará. Algo importante es que los padres también coman frutas y verduras.

 
Los niños se fijan en ellos para todo, incluyendo lo que comen; de esta manera los adultos deben ser un ejemplo para desarrollar hábitos saludables de comida.

 
Asimismo, la comida entra por los ojos, de modo que para estimular una buena alimentación a nuestros niños, se puede utilizar el juego y la imaginación. Hoy en día, es muy fácil encontrar muchas ideas al respecto por medio de internet, con imágenes incluidas de recetas innovadoras o distintas maneras de decorar la comida, hasta en vídeo para que sepamos hacerlo paso a paso.

 
De esta manera, será un placer para nuestros hijos comer sano, además de estimular el desarrollo de la imaginación.