Con anterioridad hemos visto una serie de consejos prácticos para cuidar nuestro cabello, en este caso veremos las opciones que tenemos y que fácilmente podemos encontrar en la naturaleza.

 
Estoy convencida que la natura nos da todo lo necesario para que podamos presumir de una belleza natural, por eso he estado investigando por las opciones que tenemos y tratar así de reagruparlas en un solo artículo.

 
Para evitar la caída del cabello, se puede usar berro. Primero se licúa y se le agrega agua formando una pasta. Se coloca en el cuero cabelludo por unos veinte minutos, tiempo suficiente para que actúe y se lava con el shampoo que acostumbre, bastará con que lleve a cabo este procedimiento, dos veces por semana.

 
Un producto que se aconseja como acondicionador por sus proteínas, es el aceite de coco. Se debe calentar en el microondas lo suficiente para que esté caliente pero que no nos queme. Lo esparcimos por el cuero cabelludo, masajeando de forma circular (recordemos que el masaje reactiva la circulación) y luego, nos envolvemos la cabeza con una toalla que previamente, la hayamos mojado con agua tibia. Esperamos a que se enfríe y nos lavamos la cabeza como siempre.

 
Para lograr tener un cabello brilloso, se puede utilizar aceite de oliva. Se debe calentar a baño maría y se aplica en el cabello húmedo y se deja actuar una media hora.

 
Para lograr un cabello sedoso, se puede mezclar extracto de sabila con dos cucharadas de aceite de oliva. Como en los casos anteriores, se debe dejar actuar veinte minutos, cubriendo al cabeza con una toalla o con una gorra de baño. Luego, para lograr un mejor efecto, si la temperatura acompaña, es decir, si se encuentra en verano, se aconseja enjuagarlo con agua fría.

 
Otra opción que existe para que el cabello quede brillante y sedoso, es mediante el uso del vinagre. Luego de lavar el cabello como siempre, enjuague con el vinagre natural o con extracto de manzana, déjelo actuar por cinco minutos y vuelva a enjuagar con un poco de agua fría.

 
La infusión de manzanilla, nutrirá su cabello estropeado. Luego del lavado se debe enjuagar con dicho té, masajeando como siempre.

 
Aunque no olvidemos una de las formas de cuidar no sólo nuestro cabello sino el resto del cuerpo, es mediante una comida sana y variada, la que nos aportará las proteínas y nutrientes necesarios.