Mejora la salud de tu pelo con productos naturales, sin necesidad de recurrir a químicos y artefactos como secadores y planchas.

Los factores que pueden afectar la salud de tu cabello son diversos, como el estrés, la luz solar y falta de cuidado personal. Aun así, existen tratamientos naturales que en cuestión de pocos días pueden sanar el daño causado por años de abandono.

¿Por qué utilizar productos naturales?

Porque es la alternativa menos nociva para tu cuero cabelludo que a su vez brinda resultados profesionales. Además ahorrarás bastante dinero si lo comparas con comprar productos químicos en las farmacias o ir a la peluquería.

Los remedios caseros bien aplicados te otorgarán excelentes resultados sin necesidad de gastar grandes sumas de dinero en el proceso. La fortaleza, suavidad y brillo volverán a estar presentes en el cabello. A continuación te enumeraremos los tratamientos naturales más conocidos:

Mezcla de aceite y cerveza

Procura reunir dos cucharadas de aceite de oliva, 100 mililitros de cerveza y dos cucharadas de mayonesa. Debes unir las cucharadas de mayonesa y aceite, agregarlas a la cerveza y revolverlo bien hasta asegurarte de que se hayan mezclado completamente los elementos. Espera unos minutos para que se asienten los ingredientes y aplica esta mezcla sobre todo tu cabello. Debes dejarlo reposar durante media hora, para luego proceder a lavar tu melena con agua tibia.

¿Cuántas veces tienes que realizar este tratamiento? Dos veces por semana. En cuestión de poco tiempo observarás como tu pelo se revitalizará.

Mezcla de aceite y mayonesa

Para realizar este tratamiento tienes que reunir aceite de oliva, aceite de ricino, pastillas de vitamina E y mayonesa. No se definen cantidades exactas ya que esto dependerá de cuan abundante sea tu pelo. Asique debes preparar la cantidad que vayas a necesitar.

Una vez que tengas preparada la mezcla, es importante que la dejes actuar durante media hora. Al igual que en el tratamiento anterior, finalizada la media hora debes lavar tu melena con abundante agua tibia.

En lo que respecta a la frecuencia, este remedio casero solo puedes aplicarlo una vez a la semana.

Mezcla de aloe vera con cerveza

Para este tratamiento tienes que conseguir aloe vera, treinta mililitros de cerveza y dos cucharadas de aceite de oliva.

Al momento de realizar la preparación debes comenzar con aplastar las hojas de aloe vera para obtener el gel presente en su interior. A este gel debes añadirle el aceite de oliva y la cerveza. Procura mezclar bien los ingredientes.

Este tratamiento solo debes utilizarlo en las puntas de tu cabello. Debes dejarlo actuar durante 15 minutos antes de removerlo con agua tibia. Respecto a la frecuencia, lo ideal es cada quince días.

Mezcla de plátano y papaya

Si los ingredientes presentes en los remedios caseros anteriores te resultaron convincentes, esta alternativa puede ser la ideal para ti.

Tienes que conseguir papaya, plátano, aceite de oliva, miel y yogurt. No hablamos de cantidades porque depende exclusivamente de la cantidad de cabello que poseas. Puede que te resulte un poco más compleja que las alternativas anteriores. Para mezclarlos es ideal que utilices una licuadora.

Con el remedio preparado, lo que tienes que hacer es aplicarlo en las puntas y el centro. Luego cubre tu melena con un gorro de baño para que los elementos actúen mejor y deja reposar durante media hora. Luego procede a enjuagarte con abundante agua tibia.

En cuanto a la frecuencia, con una vez a la semana estará bien.

Mezcla de aceite de oliva y miel

Es el tratamiento más sencillo, ya que solo necesitarás de esos dos elementos. La miel es conocida por sus propiedades nutritivas al igual que el aceite. Al momento de preparar la mezcla, procura utilizar los elementos en partes iguales.

Aplícala directamente sobre tu melena sin frotar y déjala actuar por un plazo de veinte minutos. Cuando finalices enjuaga con abundante agua tibia.

Como habrás notado existe una buena cantidad de remedios caseros para el cabello maltratado. Todos ofrecen excelentes resultados. Solo es cuestión de que escojas la alternativa que más te agrade.